EMDR



¿Qué es el EMDR?

EMDR - Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares es un abordaje psicoterapeútico para el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida de la persona, desde fobias, ataques de pánico, duelos o incidentes traumáticos en la infancia hasta accidentes y desastres naturales. Las ultimas investigación avalan la eficacia de EMDR en el tratamiento de los trastornos de la personalidad, trauma complejo y trastornos disociativos.

EMDR es un enfoque integrador que combina elementos teórico-clínicos de orientaciones tales como el psicoanálisis, cognitivo-conductual y otras.

Enfoque integrador


En el proceso con EMDR, el terapeuta trabaja con el paciente para identificar un problema específico que será el foco del tratamiento. El abordaje empleado en EMDR se sustenta en tres puntos: 1) experiencias de vida temprana; 2) experiencias estresantes del presente y 3) pensamientos y comportamientos deseados para el futuro.

El tratamiento con EMDR puede ser desde 3 sesiones para un trauma simple hasta más de un año para problemas complejos.

¿Qué se considera trauma?


La palabra trauma deriva del griego y significa "herida". El trauma es una "herida psicológica" que puede ser provocada por variadas situaciones. Por ejemplo, cuando oímos hablar de traumas lo asociamos a problemas originados por grandes desastres naturales o aquellos causados por el hombre, como guerras, accidentes, abusos, etc. Los especialistas los denominamos Traumas con "T" por la gran magnitud de sus causas. También existe otra categoría de traumas con "t", cuyo origen está relacionado con hechos, aparentemente, de menor importancia. Como por ejemplo: desprotección, humillación, cambio de roles en la familia, etc.

Sin embargo, la importancia de las causas del trauma no determina la calidad del daño que éste produce. Puede ser tan dañino un "Trauma" como un "trauma", porque sus efectos dependerán de cada persona, de su historia y entorno afectivo, del momento en que se haya producido y de su reiteración a lo largo del tiempo. El trauma, no importa su origen, afecta de tal manera la salud, la seguridad y el bienestar de la persona, que ésta puede llegar a desarrollar creencias falsas y destructivas de sí misma y del mundo.

EMDR y Trastornos de la Personalidad


La perspectiva de EMDR nos ayuda a entender cómo los problemas presentes del paciente se generaron en experiencias previas no procesadas. En los trastornos de la personalidad hay un conglomerado de factores en el que tienen un papel fundamental las experiencias tempranas.

No sólo los sucesos claramente traumáticos como el maltrato o el abuso, sino también las experiencias vitales adversas relacionadas con el apego inseguro y los factores biológicos constitucionales o adquiridos.

Cada uno de esos criterios estará basado en mayor o menor medida en el afecto acumulativo de las experiencias vitales específicas del paciente. Incluso cuando la predisposición biológica es alta, son las vivencias y el aprendizaje derivado de ellas las que potencian o modulan un determinado rasgo de carácter para dar lugar a un trastorno. El trabajo de EMDR será identificar, acceder y procesar dichas experiencias.



El tratamiento de los trastornos de la personalidad con EMDR ha de partir de una adecuada comprensión de los problemas del paciente y de su origen. En INTRA-TP se hace una valoración intensiva y personalizada de cada caso para realizar tratamientos adaptados a las necesidades de cada persona y su familia.

Todos los profesionales de INTRA-TP estamos formados en EMDR y realizamos formación avanzada continuada.

Para más información sobre EMDR y formaciones sobre este enfoque pueden visitar la página web de la Asociación EMDR España:

http://www.emdr-es.org/