INFANCIA


TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD EN LA ADOLESCENCIA

1. INTRODUCCIÓN La adolescencia es una etapa complicada, llena de cambios, de experiencias y de sentimientos que en cierto modo, ayudan a forjar la personalidad. Es frecuente que los adolescentes experimenten “crisis existenciales”, que tengan comportamientos desproporcionados y variables, que “pongan a prueba a sus padres” y que busquen su identidad de diferentes formas. Todo lo anterior es esperable y forma parte de una adolescencia “normal”. Pero, ¿qué pasa cuando estas “crisis existenciales” y estos comportamientos desproporcionados son recurrentes e interfieren de manera muy significativa y preocupante en la calidad de vida de estos adolescentes y en su capacidad para funcionar como se espera de ellos a una determinada edad?, ¿qué ocurre cuando esa búsqueda de identidad se manifiesta de manera desesperada y les lleva a realizar conductas que conllevan un riesgo para ellos y en ocasiones, para los demás? 2. ¿QUÉ ES LA PERSONALIDAD? El objeto de este apartado no es hacer una profunda revisión ni un análisis exhaustivo del término personalidad sino introducir el concepto para posteriormente enlazarlo con los trastornos o afectaciones de la personalidad. Para definir personalidad, recurro a Theodore Millon, quien señala que la personalidad no es sólo lo que hace que cada persona sea esa persona, sino lo que hace a cada persona distinta de los demás. Además de esto, destaca que la individualidad es el resultado de una historia única de transacciones entre factores biológicos y contextuales y que cada personalidad es un producto singular; que por eso no puede entenderse mediante la aplicación de leyes universales. Para este autor, la personalidad es un patrón complejo de características psicológicas que surgen de una complicada matriz de determinantes biológicos y aprendizajes y, comprenden el patrón de percibir, sentir, pensar, afrontar y comportarse de un individuo (5)... Leer más en este archivo


TRASTORNO LIMITE DE PERSONALIDAD. TRAUMA EN LA INFANCIA Y DISOCIACIÓN ESTRUCTURAL

El trastorno límite de personalidad (TLP) y la disociación están fuertemente relacionadas. Los criterios DSM-IV-TR del TLP, por ejemplo, incluyen síntomas disociativos aislados (APA, 1994). Dos tercios de los TLP podrían diagnosticarse como trastornos disociativos (Korzekwa, Dell y Pain, 2009).   Ambos diagnósticos se han relacionado con altas tasas de trauma infantil. La estrecha relación entre trauma, disociación y rasgos límite puede entenderse desde la perspectiva de la teoría de la disociación estructural de la personalidad (Van der Hart, Nijenhuis & Steele, 2006/2008) que va más allá de la perspectiva de describir “comorbilidad”. En este artículo revisaremos la evidencia empírica que apoya la relación entre traumatización temprana y situaciones de disrupción de apego, con los síntomas límite y disociativos. El trastorno límite de la personalidad se explicará en términos de disociación estructural de la personalidad.   Leer más en este archivo.


EL NARCISISMO COMO UNA CONSECUENCIA DEL TRAUMA Y LAS EXPERIENCIAS TEMPRANAS

El patológico estar centrados en sí mismos de los individuos con trastorno de personalidad narcisista es distinto del narcisismo normal de la infancia. En el narcisismo normal, la necesidad infantil de dependencia y admiración se cubre con la atención adecuada para su edad que reciben, y son capaces de responder con reciprocidad y gratitud. Los niños con patología narcisista niegan su dependencia. Reciben el cuidado con un sentimiento de tener derecho a ello y no son recíprocos o no experimentan ningún sentimiento de gratitud (Kernberg et al., 2000).   Leer más en este archivo